Admiro y respeto a la mujer trabajadora, que no tiene días ni horarios de descanso. No conoce la pereza, es sinónimo de fortaleza. Sembradora de la vida, valerosa y victoriosa pues nunca se deja vencer. Irradia alegría y es fuente de sabiduría, ¡por eso te admiro mujer!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*